Objetivos

  • Formar personas que busquen permanentemente su desarrollo integral en todas sus dimensiones: sicomotriz, volitiva, social, espiritual, afectiva e intelectual; cuyas acciones sean coherentes con sus valores.
  • Que se sientan parte integrante de la sociedad peruana, con los derechos y deberes que ello implica; responsables por el bienestar de todos sus miembros y solidarios con aquellos que sufren por carecer de lo más elemental; ejerciendo los diversos estilos de liderazgo según sus propias características.
  • Que asuman su fe con una opción madura y vital. Que acepten a Cristo como su Dios y amigo, y descubran su proyecto del Reino como la posibilidad real para la construcción de su persona y su sociedad; con pleno conocimiento de la alegría y la exigencia de ser cristianos.
  • El colegio se propone también contribuir desde su experiencia, y en colaboración con otros actores de la sociedad peruana, al desarrollo de un proyecto educativo nacional. Poniendo sus recursos y energías al servicio de la comunidad, como reflejo de su compromiso con el cambio social.
  • Buscamos formar líderes capaces de dirigir hacia metas positivas a las personas de su entorno. La participación que tienen desde niños en la planificación, gestión y evaluación de la vida del colegio a través de los Consejos Estudiantiles de primaria y secundaria y otras organizaciones escolares los forman en la democracia y conducción; el acompañamiento permanente y las diversas actividades (talleres, proyección social, arte, deporte, excursionismo, organización de eventos) desarrollan en ellos la seguridad personal y las habilidades que requieren el liderazgo y los diferentes roles que les toque cumplir en la sociedad.
  • Buscamos internalizar en la vida de nuestro estudiantes valores sustanciales presentes en cada método y acción: libertad, solidaridad, respeto, autenticidad, sinceridad, honradez, asertividad, responsabilidad, justicia, amor: valores que no quedan en el papel, sino que se internalizan en las conciencias y se practican en lo cotidiano. Es en torno a ellos que evaluamos nuestras conductas y formamos en la autodisciplina.