NO ES POSIBLE SER INDIFERENTES

Este viernes nos enteramos, con tristeza, dolor e indignación que la joven que fue atacada por un acosador, a quien ella misma había denunciado ante las autoridades, prendiéndole fuego en un bus de servicio público, afectando además a varias personas, en venganza porque ella no quiso tener una relación con él, murió porque su cuerpo no pudo responder al ataque de una bacteria que ingresó a su cuerpo por las quemaduras que había sufrido.

Cuando una persona muere, y en especial cuando es joven, mueren también sueños, esperanzas y proyectos que no son sólo de esa persona sino de quienes la rodean, la quieren, de quienes pusieron su fe en ella. El problema de fondo lo sabemos, le vemos a diario, convivimos con él, así como Eyvi, muchas más han muerto, víctimas del gran machismo peruano y cada día se suma una más a la lista. En este país se agrede y asesina a mujeres a diario y nuestras instituciones poco o nada hacen al respecto.

Mediáticamente creamos niñas símbolo o mujeres símbolo (#EyviAgreda) pero de nada sirven pues a nuestras hijas, madres, esposas, hermanas, tías, sobrinas, estudiantes las seguimos teniendo en riesgo en una sociedad donde no importan las penas más duras pues lamentablemente no son disuasivas, ya que de serlo la estadística diría lo contrario a lo que lamentablemente ya nos estamos acostumbrando a ver, con el trágico riesgo de convertir la agresión a la mujer en algo cotidiano, por no decir… normal.

Nuestras instituciones son las llamadas a velar por nuestros derechos y ellos parten de nuestras leyes, pero nuestro congreso sigue postergando el debate acerca de equidad de género. Más aún, este último fin de semana nos hemos enterado que 130 personas gastan más que el Ministerio del Ambiente (con todos los parques y reservas naturales que tiene el Perú) o que el Ministerio de Cultura (con todos los museos y lugares históricos que salvaguarda). Peor aún, ellos se aumentan a sí mismos el sueldo, se fiscalizan solos, se compran televisores y frigobares, aumentan su planilla de manera exponencial para dar empleo fijo a sus ayayeros y el Perú, bien gracias. En nuestro congreso, además, hay una mayoría que, sinceramente, es impresentable, pero que fue elegida por nosotros como país. ¡Hasta cuándo Perú!

 

Prof. Pepe Mallma