LO BUENO Y LO MALO SE TAMIZAN CON LA VERDAD

El fin de semana que pasó nos quedamos atónitos con lo que nos enteramos por unos audios que fueron solicitados por un fiscal y que fueron aprobados por un juez ante una denuncia de evidente corrupción funcional.

Los protagonistas de los mismos se han apresurado en decir que se ha cometido un delito al interceptar sus comunicaciones, peor aún, que la policía que debía guardar la reserva del caso ha sido quien ha filtrado el audio a la prensa, y además que los investigados debieron ser notificados al respecto, cuando es obvio que si se trata de una investigación, ésta necesita tener la discreción del caso.

Al margen de cuestiones legales, jurídicas, policiales y periodísticas, lo que está en juego en este tema es la Verdad y la Justicia. Para que haya Justicia tiene que existir necesariamente Equidad y si ésta se ofrece al mejor postor, si para acceder a la justicia uno necesita contar con un operador político, si para pretender castigar a quien cometió uno de los delitos más terribles, no basta con presentar pruebas, testigos que van con la verdad, sino lo importante es tener un conocido que le hable al juez y que éste vea de bajarle la pena o peor aún absolverlo, como si los dictámenes judiciales fuesen productos que se adquieren, no que se sustentan, que se prueban, sino que se venden o se “arreglan”.

Estamos cada día descubriendo que nuestro Estado, nuestros poderes, los tres, están muy enfermos: en marzo nuestro ejecutivo entró en crisis al tener que dimitir el gobernante que democráticamente elegimos, nuestro legislativo tiene congresistas que son más famosos por sus denuncias y ocurrencias que por sus proyectos o iniciativas legislativas, ahora se han visibilizado los acuerdos bajo la mesa del poder judicial, esto sin contar a la ONPE que también está siendo investigada por haber favorecido a una agrupación, es decir, por no ser equitativos.

Como colegio lanzamos nuestra voz de alerta, nuestros niños y jóvenes están siendo diariamente expuestos a comportamientos inaceptables por los que deberían dirigirnos, ¿hasta cuándo lo toleraremos? De nosotros depende elegir mejor, informémonos, capacitémonos en el tema electoral, comprometámonos con nuestra sociedad, trabajemos por vivir en una sociedad distinta, más justa y fraterna, donde la verdad se abra paso, donde la equidad se viva a plenitud, donde la justicia se dé para todos, donde vivir en paz, por fin, sea una real posibilidad.

Prof. Pepe Mallma