Editorial

Este mes Ecuador sufrió una ola de protesta y violencia debido a la suspensión de la producción de tres pozos petroleros y la eliminación de los subsidios al combustible, estas medidas fueron parte de la política económica planteada por el presidente Lenín Moreno.
El país vecino enfrentó bloqueos de carreteras en 17 de las 24 provincias. El país empezó a sentir los estragos de la crisis económica: desabastecimiento de gasolina, escasez de productos, especulación en el precio de alimentos, aumento de precio del transporte público, entre otras cosas.
Después de varios días de protesta el gobierno ecuatoriano accedió a derogar el decreto 883 que eliminaba el subsidio a los combustibles. La medida fue acordada entre el Ejecutivo y los movimientos indígenas. Estos últimos fueron uno de los movimientos más fuertes en los días de protesta.
En este contexto, los centros de estudio, en especial las universidades, tuvieron un rol importante en la sociedad ecuatoriana, decidieron brindar albergue a los indígenas que se encontraban en las ciudades. Esta situación de conflicto en el Ecuador nos hace refrescar la importancia que tienen las aulas en la sociedad. Somos formadores de ciudadanos libres, con capacidad de indignarse y activos en la comunidad. Es importe mantener la coherencia entre lo que se enseña en las aulas y lo que se hace por la sociedad.

En el Héctor de Cárdenas buscamos internalizar en la vida de nuestros estudiantes valores sustanciales: libertad, solidaridad, respeto, autenticidad, sinceridad, honradez, asertividad, responsabilidad, justicia y amor. Valores que no quedan en el papel, sino que se internalizan en las conciencias y se practican en lo cotidiano y que nos permite formar ciudadanos plenos, con capacidad de contribuir en la construcción de una sociedad más justa.

Walter Rodríguez M.

Director