Editorial

  • 06/01/2019

    Mirando hacia el 2019

    Todo niño que no ha tenido experiencia extrema alguna siempre tendrá la sensación de que la vida no tiene término y más aún, que vivirá para siempre. En la adolescencia esta percepción de la vida usualmente se potencia porque el adolescente se siente invencible, siente que todo lo puede y que nada le va a ocurrir. La madurez trae consigo el sosiego y la calma, la reflexión y el discernimiento, pero muchas veces no llega de la mano de la adultez, y repetimos los mismos comportamientos que tuvimos, de niños o de adolescentes cuando somos mayores, y peor aún, cuando nos convertimos en madres y padres de familia, sea porque así lo decidimos o porque el “destino” decidió por nosotros… El colegio llega un tiempo después y es curioso cómo los grupos generacionales se encuentran y re-encuentran. Quienes trabajamos en Educación durante un tiempo sostenido nos damos cuenta... Leer más

Desde la Vida

Quijotes de Hoy

El mundo de la técnica,
el mundo de la ciencia,
está matando a los "Quijotes"
de este mundo... no se les deja
un lugar para vivir.

No hay para ellos identidad
ni rostro.
Por eso hay tantos ateos,
tanta soledad,
tanta injusticia, tanta hambre...
... ¡Cuánta falta nos hacen
los nuevos
Quijotes de hoy!

Hombres cuyas vidas
sean un servicio y
una defensa de los débiles,
de los desposeídos,
de los perjudicados
con los nuevos hechizos de hoy.

Cuánta gente
sanamente "locos",
nuestra sociedad los hace
enfermamente "cuerdos",
a quienes su corazón
nunca les pedirá
una locura con la que reventar.

DLV 187