Editorial

  • 05/12/2018

    ADIOS UGO

    En enero del 2009, tenía yo 21 años, recién había acabado la universidad, puse en mi maleta un poco de ropa, junté un poco de dinero y me fui a buscar al Padre Ugo de Censi. Sabía quién era por algunas noticias que había leído, sabía todo sobre su obra de caridad, me ilusioné tanto de poder verlo en su casa en la cordillera de los Andes, en Chacas. Lo encontré y así inicio una de las etapas más bonita de mi vida: el voluntariado y la caridad hacia los que más lo necesitan. Para mi Chacas está más cerca del cielo. Para llegar hay que escalar los nevados de la Cordillera de los Andes, cruzar abismos vertiginosos, alturas que raspan los cinco mil metros y bajar luego, por laderas escarpadas que sobrevuelan los cóndores, al callejón de Conchucos, en el departamento de Ancash. Allí, entre quebradas, riachuelos, lagunas, sembríos, pastizales y un contorno donde se... Leer más

Noticias de Interés

Desde la Vida

Quijotes de Hoy

El mundo de la técnica,
el mundo de la ciencia,
está matando a los "Quijotes"
de este mundo... no se les deja
un lugar para vivir.

No hay para ellos identidad
ni rostro.
Por eso hay tantos ateos,
tanta soledad,
tanta injusticia, tanta hambre...
... ¡Cuánta falta nos hacen
los nuevos
Quijotes de hoy!

Hombres cuyas vidas
sean un servicio y
una defensa de los débiles,
de los desposeídos,
de los perjudicados
con los nuevos hechizos de hoy.

Cuánta gente
sanamente "locos",
nuestra sociedad los hace
enfermamente "cuerdos",
a quienes su corazón
nunca les pedirá
una locura con la que reventar.

DLV 187